Hemos conocido el amor que Dios nos tiene y hemos creído en él (1 Jn 4,16)
Ficha de Formacion
Esta sección pretende ser un servicio y un complemento formativo para todos los catequistas que día a día trabajan en nuestras parroquias.
... De la experiencia del amor de Dios en la propia vida nace el compromiso del catequista. Toda su vida debe estar teñida del estilo de vivir de Jesús. Antes que maestro es discípulo...
Descarga
 
EL COMPROMISO DEL CATEQUISTA
 
El catequista es primordialmente un enamorado de Dios,
que vive una experiencia gozosa de relación con Él,
y lo presenta como eje de su vida que engancha,
que atrapa, que entusiasma, que descoloca,
que apasiona, que, además, es Padre amoroso y liberador,
que acoge, que se preocupa de nuestra vida,
que cuenta con nosotros para hacernos
agentes de cambio de este mundo nuestro.
 
 
El compromiso del catequista
 
.- De la experiencia del amor de Dios en la propia vida nace el compromiso del catequista y eso le hace ser una persona comprometida:
• con su tiempo,
• con la sociedad que le toca vivir,
• con los cambios y los logros,
• con la gente de su entorno.
 
.- El catequista sabe que su tarea va más allá de un horario concreto; es una experiencia que abarca toda la vida, las actividades, los deseos y sentires que se realicen.
 
.-Toda la vida del catequista debe estar teñida del estilo de vivir de Jesús. El catequista antes que maestro es discípulo. O es maestro porque es discípulo de Jesús. Ser discípulo le lleva a visibilizar lo que aprende del Maestro.
 
.-  Jesús, además de las aulas para formarse los catequistas, "da clases particulares gratis":
• en la intimidad,
• en la relación personal,
• en el silencio y escucha,
• en la oración, celebración,
• en los acontecimientos que ocurren a nuestro lado.
 
.- El catequista enseña desvelando su vida de relación con el Padre y con Jesús. El catequista es un enamorado de Dios que vive una experiencia gozosa de relación con Él, y lo presenta como eje de su vida, que engancha, que atrapa, que entusiasma, que descoloca, que apasiona, que es el Padre amoroso y liberador, que acoge, que se preocupa de nuestra vida, que cuenta con nosotros para hacernos agentes de cambio de este mundo nuestro...
 
 
 
 
 
 
¿Comprometido con quién?
 
.- Con Dios
El primer compromiso del catequista es con Dios, con su propia fe en Dios que le lleva a comprometerse en las cosas y quereres de Dios.
 
.- Con la comunidad cristiana ....
El compromiso cristiano brota en el seno de una comunidad que es el lugar ordinario donde el creyente vive y celebra su fe.
 
.- Con los destinatarios
Lo concreto de este compromiso se plasma en los destinatarios que el catequista tiene. Cuando el catequista trabaja con niños, el trabajo debería ir acompañando la tarea educativa de los padres, que son los primeros transmisores de la fe. Lo ideal sería que conociera a cada familia y sus circunstancias. Pero esto, por ahora, es soñar. Si dices a un niño: "Pregunta a tus padres qué es la pila bautismal", seguro que corres el riesgo de poner al niño ante una respuesta de los padres poco recomendable.
 
.- Con los padres
Es muy frecuente la queja de los catequistas de la poca implicación de los padres en la catequesis de sus hijos. No podemos partir de que los padres son practicantes o que tienen una cultura mínima religiosa ... A más dificultad en la familia para secundar la acción de la catequesis, más necesidad y más urgencia para que el catequista, con su compromiso, cubra las lagunas familiares. Se nos pide ser facilitadores y no jueces, saber suplir con delicadeza las lagunas religiosas que puedan darse en algunas familias motivadas por un sinfín de razones.
 
El sí que das a Dios al hacerte catequista
te compromete y responsabiliza en la historia de amor
que cada niño pueda vivir con Dios.
Tú eres el puente entre las dos orillas del río de la vida
que une al niño con su Padre Dios.
De cómo tú se lo presentes, dependerá mucho su relación,
Su cercanía, su aceptación, su vivencia y complicidad con Él.
 
 
Dar catequesis: una experiencia apasionante
 
.- La catequesis no es un espacio académico, sino que es un momento y acto iniciático. La iniciación es uno de los modos de aprendizaje que existen. Su originalidad consiste en que se combinan varios elementos a la vez:
 
• la teoría o nociones-saberes, .-
• la propia vida que es influenciada por lo que se aprende hasta cambiar de vida y cambiar la vida,
• la vida del iniciador y de la comunidad (que se hacen referencia y modelo que hay      que imitar),
• los ejercicios prácticos del iniciado que van revelando la asimilación personal de cuanto se le propone.
.- El catequista es como "un maestro artesano" que facilita, dosificando, cuando sabe y sabe hacer, cuanto sabe y vive en un clima de encuentro personal y de encuentro con Dios.
 
.- La catequesis es experiencia apasionante porque:
• Catequista y catequizando se abren al conocimiento de Dios.
• Catequista y catequizando se abren a una relación personal (oración) y comunitaria (celebración) con Dios.
• Catequista y catequizando se abren a un modo de vivir según el Evangelio.
• Catequista y catequizando se convierten en su lugar de vida de trabajo, en "sal y luz" para los demás.
 
 
La catequesis es una experiencia apasionante
que implica por igual a todos.
No vale decir: “Yo ya lo sé; aprendedlo vosotros”.
Sólo es posible decir: “Lo que yo vivo, lo comparto con vosotros
para que vosotros lo hagáis vuestro”
 
.- Uno de los compromisos serios del catequista debería ser crear redes de amistad entre los participantes y el saber ser el amigo adulto con el que pueden contar siempre.
 
.- Ordena tus prioridades en la catequesis de forma que transmitas el mensaje claro y seductor
y no malgastes tiempo y energías en el orden, las formas y en rutinas vacías de contenido.
 
Ser catequista es un regalo
 
 
En síntesis
 
.- El Directorio General para la Catequesis, en el índice temático pone la expresión
Compromiso cristiano.
Señala los números: 18, 39, 63, 68, 70, 86, 97, 104, 113, 143, 162, 167, 161, 182,186,211,262,263.
Al final envía a dos términos complementarios: Apostolado y Testimonio.
 
.- De esta realidad podemos deducir:
• El compromiso cristiano del catequista no es algo externo, sino una exigencia de su fe.
• El compromiso hay que englobarlo en un conjunto más amplio como es el Apostolado y el Testimonio.
• El compromiso cristiano no se confunde con metas de acción, aunque la realización del compromiso nos pida acciones que llevaremos a cabo a través de una pedagogía y una metodología; pero no se confunde con ellas.
 
.- Quizás las frases más bellas sobre el compromiso las escribió Pablo VI en la "Evangelii nuntiandi":
• Es imposible que una persona haya acogido la Palabra y se haya entregado al Reino sin convertirse en alguien que, a su vez, da testimonio y anuncia (n.24)
• Evangelizar es, ante todo, dar testimonio, de una manera sencilla y directa, de Dios revelado por Jesucristo mediante el Espíritu Santo (n. 26)
• Para la Iglesia, el primer medio de evangelización consiste en un testimonio de vida auténticamente cristiana, entregada a Dios en una comunión que nada debe interrumpir y a la vez consagrada igualmente al prójimo con un celo sin límites. "El mundo contemporáneo escucha más a gusto a los que dan testimonio que a los que enseñan, o si escuchan a los que enseñan es porque dan testimonio (n. 41)
• Se ha repetido frecuentemente en nuestros días que este siglo siente sed de autenticidad. Sobre todo con relación a los jóvenes, se afirma que éstos sufren horrores ante lo ficticio, ante la falsedad y que además son decididamente partidarios de la verdad y la transparencia. A estos "signos de los tiempos" debería corresponder en nosotros una actitud vigilante. Tácitamente o a grandes gritos, pero siempre con fuerza, se nos pregunta: ¿Creéis verdaderamente en lo que anunciáis? ¿Vivís lo que creéis? ¿Predicáis verdaderamente lo que vivís? Hoy más que nunca el testimonio de vida se ha convertido en una condición esencial con vistas a una eficacia real de la predicación. Sin andar con rodeos, podemos decir que en cierta medida nos hacemos responsables del Evangelio que proclamamos (n. 76)


-Revista CATEQUÉTICA-
Volver atrás
948 292 402 – 687 406 061
catequesis@iglesianavarra.org
Baja Navarra 64 Seminario Diocesano
31006 PAMPLONA
Arzobispado de
Pamplona y Tudela


Iruña eta Tuterako
Artzapezpikutza